Alimentación y Competición

2.08.2013

ALIMENTACIÓN Y COMPETICIÓN

A la hora de realizar un ejercicio intenso competitivo deberemos de tener en cuenta una serie de pautas en nuestra alimentación.

La semana anterior a la competición deberemos optimizar los niveles de glucógeno hepático y muscular. El glucógeno es un polisacárido de reserva energética formado por cadenas ramificadas de glucosa¸ insoluble en agua que abunda en el hígado y en menor cantidad en los músculos así como en varios tejidos. Así pues, tendríamos que tomar hidratos de carbono y mantenernos hidratados.

El día de la competición deberemos comer tres o cuatro horas previas al ejercicio para que la digestión sea correcta. La comida será rica en hidratos de carbono para mejorar las reservas de glucógeno y evitar hipoglucemia. Será poco condimentada, pobre en grasas, proteínas y fibra. Una hora antes ingeriremos líquidos de fácil asimilación.

Durante el ejercicio si el deporte dura más de sesenta minutos ingeriremos hidratos de carbono. Las bebidas deportivas aportan electrolitos, agua e hidratos de carbono ayudándonos a la reposición hidroelectrolítica de nuestro organismo.

Al terminar el ejercicio competitivo, inmediatamente después, deberemos ingerir bebidas deportivas e hidratos de carbono para reponer glucógeno y líquidos ( tomar un gr. de hidrato de carbono por kg. de peso) durante las dos horas posteriores al mismo.

Doctora Nuria Ugarte / centromedicoestetico.com